20110930-011056.jpg

Acabo de llegar a casa. Es tarde y por cuarto día consecutivo, de camino me doy cuenta que no hay nada en la nevera. Otra vez toca comer de bote.
Estoy bastante cansado, con sensación de culpa porque necesitaría unas horas mas para cerrar asuntos de trabajo, pero mi cuerpo y sobre todo mi cabeza, no dan mas de si. Mañana por la mañana el despertador volverá a sonar entre las 5:30 y las 6…
No me importan los sacrificios, es mas me estimulan mucho los retos. Mi trabajo es apasionante y reconozco que tengo la suerte de desarrollarlo con gente que piensa lo mismo. Lo que me cuesta de veras son las depresiones ajenas, las tristezas, los agobios y la falta de ganas de luchar. Hoy he dedicado un rato a bichear por blogs de compañeros, de agencias, de asociaciones. La verdad es que lo que he encontrado no ayuda mucho a subir la moral. Despiste, desconsuelo, miedo, pánico… hasta me he puesto a contestar dando ánimos.
Mientras engullo mi hamburguesa pongo la tele. Como de costumbre la basura de mi plato es comparable a la de mi pantalla por lo que opto por los informativos. Error
A estas horas tan solo me encuentro con los desinformativos de telemadrid. Expertos en el arte de provocar suicidios colectivos en lo que se refiere a política, sociedad.. de economía ni hablamos. Al terminar mi cena las ganas de vomitar no eran por lo rápido que como, ni por la basura que ingesto. Es por lo que escucho.
Señoras y señores, el mundo se hunde… y parece que no hay nada para remediarlo, salvo que los gobernantes hagan algo y parece que están manos a la obra en hacer lo mejor que saben hacer: nada.
Apago la tele. Me quedo en silencio. ¿que estoy haciendo? ¿que está pasando?
he hipotecado mi casa, he invertido lo que no tengo en una empresa, no hago mas que reclutar gente e invertir en este proyecto. Tengo mucha experiencia, y la inversión es muy estable. Vamos saliendo a flote, las cosas salen mejor de lo que esperábamos… incluso ya nuestro 50% de beneficio es de capital extranjero… pero mi pregunta sigue en la cabeza que estoy haciendo? ¿que está pasando?
Tras escuchar a colegas, clientes y amigos, lo único que nace es paralizarse, ir a lo seguro o a nada. Quedarse quieto. Por algún motivo, mi naturaleza me lo impide… pero es lo que muchos hacen ¿me estaré equivocando?
Hoy hablaban de no saber donde ir. En ese caso no sabía que contestar… en mis últimos 5 años mi vida ha dado un vuelco de 360º y reconozco esa sensación. Nunca hay un camino, tan solo una fuerza, una energía que te indica por donde ir: pasión. ¿esta la gente apasionada?.. lo dudo. Está acojonada (y eso lo comparto). Hace años el error se castigaba, hoy es obligado, ya que los caminos a seguir no están escritos y tenemos la oportunidad y responsabilidad de escribirlos. Se donde quiero llegar, lo que no se es como ir hasta allí. Tengo que admitir que hasta que mi suelo no se derrumbó por completo, no me puse en movimiento. Hasta que no tuve mas remedio, no me movilice. Cuando hablo o leo a estas personas despistadas, lo único que veo es gente tratado de preservar su estilo de vida, por delante de su propia vida. El cambio no es un periodo, es un entorno perpetuo que ha venido para quedarse, será nuestro día a día el resto de nuestras vidas. Es difícil adaptarse a algo que choca con lo que tu defiendes.
No digo que tengamos que perderlo todo para salir de esto. Lo que digo es que dejemos de esperar que la teta de las empresas, de los gobiernos, de las familias nos alimenten y empecemos a mover el culo y salir a la calle para comer, y si cabe traer comida.
Hemos vivido muy cómodos. Si queremos volver a hacerlo, tendremos que trabajar el doble, cobrar la mitad y hacerlo mucho.
Dicho esto, uno como que se queda a gusto, se lo cree.. hoy puedo dormir tranquilo. El problema está en lo que no manejas: macroeconomías.
Esta situación es desastrosa. Da vértigo pensar que andamos tan cerca de despeñarnos mientras nos dedicamos a hacer fotos al paisaje. Pero contra eso no hay receta que podamos elaborar. Solo quedan dos cosas: votar de forma correcta (no visceral) y trabajar lo que se pueda en lo que se pueda, sin protestar y lo mejor posible. Esa es nuestra responsabilidad.
Se que muchos hablaran de derechos, de leyes.. de circunstancias. Vale… ahora os digo algo: ¿habéis tenido colegios públicos?¿servicios sanitarios? ¿carreteras, erasmus, parques, policías…? pues si es así, hoy, aquí y ahora, tenemos la responsabilidad con nuestro hijos de mantener (solo eso!!) el legado que nos dejaron nuestro padres.
Si eso no sucediese, seríamos un fracaso como generación. Si, las causas serían muchas, pero es que yo soy mas de resultados que de excusas.. y en este caso, sería un fracaso
¿que está pasando?.. que hay problemas, que son gordos y que tenemos razón en protestar…pero esa razón nos impide ver que el precipicio está cerca y nos ferramos a llorar desconsolados en los bares, cafeterías de empresa… en vez de ponernos a trabajar, y hacer lo mejor que podamos HOY… porque mañana puede que no tengamos trabajo. En mi caso,… ni casa.
Creo que solo aquel que busca alternativas, las encuentra. No dejamos de buscar, por favor.

…sigo

Escrito por @ciberfefo

Publicitario, inconformista, bloguero, humanista, tecnócrata, creativo... Featuring the lastest digital ad campaigns, top new websites, interactive marketing ideas, virals, industry news, social media, insights, and other great global digital trends.

3 comentarios

  1. ….AMEN!!! Lo que pasa es que buscar alternativas significa tener ideas, curiosidad, ilusión,ser inconformista, luchador y tener cojones…y por desgracia el mundo está lleno de lameculos/llorones/quejicas hijos de papa esperando milagros desde el sofá…
    P.D echaba de menos tus reflexiones, da gusto tu coherencia y la forma de exponerla. Bss

  2. No puedo estar más de acuerdo contigo, Fefo. Si ese espíritu que transmites fuera el general, te aseguro que otro gallo nos cantaría. Somos una generación de consentidos y mimados. Una generación que siempre intenta que los demás resuelvan sus problemas sin poner manos a la obra y siendo un poco inconformista. Es normal la pataleta y la protesta. De hecho, era rara su ausencia. Como un estado de congelación pasmado. Pero el lloriqueo y el análisis simplista no ayudan a nada. Hay que pelear. Me encanta la fuerza que despides. Ojalá pudiéramos confabularnos y lanzar una corriente positiva (por cierto, ese era un título de un post que escribí una vez por otras razones) para afectar a la economía y, sobre todo, a la moral como Standard& Poors.
    Tengo un gran defecto: soy una idealista que trabaja en la bolsa. Fíjate tú qué lío…
    Nuestro deber es defender ese estado de bienestar que hemos creído que era lo normal, cuando ha costado muchos años de esfuerzos y si echas un ojo por el globo terráqueo muy poquitos países logran alcanzar. Lo estábamos haciendo bien, leche!. Qué rabia que la ambición humana diera al traste con un esfuerzo colectivo de tantas personas y tanto tiempo. Pero es hora de catarsis, de reconocer errores y poner límites a la naturaleza humana. De coger las riendas y poner el primer ladrillo de nuevo. Y construir la casa con un plano mejorado para que salgan menos grietas.
    Entre tanto, habrá que animar al personal (y tú cambiar de dieta…) !

  3. Buen post! Muy a colación del librito que me acabo de leer ‘¿Quién se ha llevado mi queso?’. Si no lo has leído, te lo recomiendo; y si no lo tienes, dime, y te lo mando en PDF (es cortito, 44 pág).
    Feliz fin de semana!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s