Hace muy poco que una buena amiga me preguntó en un cafe: “¿que es lo que mas sueñas tener?”.

Esa inocente pregunta, me ronda por la cabeza desde hace semanas. Retumba en los silencios y remueve mi conciencia. Desde hace tiempo he aprendido a dejar de desear y comenzar a trabajar. El sueño tiene una implicación irreal. Del latín “sonnus” designa el acto de dormir como el deseo de hacerlo. Metafóricamente, se afirma que una parte del cuerpo se ha dormido y pierde o reduce pasajeramente la sensibilidad de realizar. En definitiva, implica una “no acción”.

Yo no quiero estar parado. En respuesta a la pregunta de mi amiga, la única respuesta fue “tiempo”.

Todo saldrá como tenga que salir: genial

Los años pasan, no me siento viejo, pero si tengo una carga fuerte sobre mis hombros: la de la perdida del tiempo. Los que me conocen saben que soy hiperactivo, que siempre estoy metido en mas de un asunto y que puedo pasar meses sin ver a nadie tan solo desarrollando mis proyectos.

Que yo esté en este mundo es fruto de la mas pura casualidad. Que me encuentre el maravilloso entorno en el que me he criado.. y que tenga las oportunidades que he tenido… siento que tengo las herramientas, los medios y la capacidad de hacer algo mucho mayor que yo mismo: la de crear un equipo que cambie toda una industria.

Se que resulta tremendamente arrogante… pero es lo que pienso y por lo que trabajo a diario. Como ya he dicho hace años que dejé de desear… para ponerme a trabajar. Tras años perdidos en busca de mi mismo y de lo que creo. Tras años de dolor y pérdida de consciencia… tras llegar de nuevo a la casilla de salida… tan solo sueño con tener mas tiempo.

Aunque se lo robe a las noches, a los amigos y directamente se lo niegue a las relaciones… sigo necesitando mas. Esta ansiedad aumenta en la medida en la que veo mas certeras mis intenciones.

Muchos piensan que soy extremo, que soy obsesivo y un inconsciente. Razón no les falta. Lo único que les echo en cara, es la falta de coraje de asumir cual es su lugar en este mundo, que es lo que quieren aportar y el valor para trabajar en ello. De verdad que estoy cansado de hablar de sueños… hoy en día solo quiero hablar de proyectos. Es la única manera de conseguir hacer realidad todo aquello por lo que un día suspiraste…  Se trata de salir de la entonación para ponerse en marcha.

Quizás me equivoque… o quizás no. El tiempo, ese que tanto añoro… lo dirá.

…sigo

Escrito por @ciberfefo

Publicitario, inconformista, bloguero, humanista, tecnócrata, creativo... Featuring the lastest digital ad campaigns, top new websites, interactive marketing ideas, virals, industry news, social media, insights, and other great global digital trends.

4 Comentarios

  1. Ay Fefiño, no te me enfades!.
    Si yo creo que nos parecemos bastante más de lo que pueda parecer…el inconformismo siempre ha sido mi leit motif…lo que pasa es que, a veces, casi me mata!. Y entonces, solo quiero armonía y jardines zen en los que ensoñar y dejar la mente en blanco. Una que si no se estresa, ya ves…

  2. Afortunadamente mi forma de ver el mundo parte de la idea de aportar. Es imposible aportar si no recibes. El mundo esta para ser vivido. La vida para experimentar y la experiencia para aportar. Es un todo. No lo veas como trabajo o vida. Si tu vida es rica y tu trabajo pobre la frustración te hundirá. Si tu Trabajo es grande pero tu vida pobre, sencillamente serás un miserable. Transformar no es n esfuerzo sencillo… Ni individual. Parte del talento y energía de un grupo de personas dispuestas a vivir, experimentar y aportar.

    No se.. Quizás ando un poco sensible con este asunto.

  3. Intentaré darte la réplica con otro post. A mí me pasa justo lo contrario que a tí. Me parece que he dedicado demasiado tiempo al trabajo y demasiado poco a los afectos.
    Y también pediría tiempo, pero para otras cosas. Mucho más del lado del corazón. También para escribir, leerlo todo, para aprender más y más. Para recorrer el medio mundo que me falta, para ampliar miras y sobre todo conocimientos.
    No sé por qué es tan importante cambiar esa industria para tí. Ni si puedes hacerlo. Desde luego despides fuerza y, vale, un poquito de arrogancia. Imagino que la necesaria para empujarte. Porque un bailarín no transmite, ni emociona si no se gusta a sí mismo. Es algo necesario.
    Bueno, ya te contestaré…me pasa justo lo contrario. Salvo que viera la manera de cambiar el mío (mi sector) y eso sí sería revolucionario…Así que, de momento, me centraré en microrevoluciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s