Estas semanas están resultando intensas. Esta vez no se trata de trabajo, hablo de las circunstancias en si.
En 15 días he sido testigo de una recuperación, de un fallecimiento y de una lucha. Parece sencillo de leer, pero os aseguro que me ha costado lo mío procesarlo.

La recuperación: no es cierto que uno no se da cuenta de lo que tiene hasta que lo pierde. De hecho, me considero una persona muy afortunada por justo lo contrario. Pero cuando te dice que alguien de tu entorno puede estar enfermo, los temores caen de lleno como un peso que no reconoces hasta que las sospechas se disipan. Estas semanas alguien a quien adoro, respeto y necesito, parecía estar enfermo, de hecho lo estaba. Con la sutileza que le caracteriza, no cayó en la histeria, ni en el víctimismo. Sencillamente se aferró a lo que mas quiere (su esposa) he hicieron frente de forma silenciosa a todos los miedos. Si me percate de la gravedad, no fue por su actitud, si no por su costumbre de reunirse conmigo y contarme como están “sus asuntos” económicos cuando tiene miedo por algo. Es un tipo noble valiente, todo un ejemplo. Pero sobre todo lo suficientemente generoso como para no alarmar al mundo sobre sus temores.
Finalmente ayer nos confirmaron que tras la cirugía, la enfermedad había quedado erradicada, concentrando se ahora en controlar su cuerpo para que este no vuelva a revelarse. Doy gracias por ello, sin embargo, no he podido hablar del tema hasta este preciso momento. Creo que el miedo me paralizaba. Tengo tendencia a no hablar de lo que mi cerebro no quiere o no se siente preparado a procesar. Te quiero papa.

el sentido de todo

El fallecimiento: los reoncores y los odios no conducen a nada. Tras descubrir una gran mentira, “la gran” mentira de mi vida, reconozco que me he pasado mucho tiempo en esos extraños lugares, donde las mandíbulas se aprietan y el estomago se cierra. Es horrible comprobar como alguien a quien quieres, sencillamente no es ni ese alguien ni mucho menos a quien quieres. Sin embargo, no soy una persona rencorosa. Es cierto que no olvido con facilidad, pero también es cierto que no soy capaz de odiar a quien un día amé. Aunque con la cabeza mirase acida un lado, con el rabillo del ojo miraba hacia otro, hasta comprobar, de manera muy triste que el padre de esta persona había fallecido. Hace dos años también lo hizo a madre. No me gustaría pasar por esa situación. Quizás por lo recientemente vivido (en paralelo) creo que tiene que ser una sensación de desamparo horrible. Por eso, y sin que sirva de precedente me anime a hablar con esta persona. No creo que sirviese de mucho para estar en paz con ella, pero sin embargo, si para darme cuenta de que odiar, no esta en mi ADN… Y creo que en el de nadie. Es mejor vivir en paz y disfrutar de los tuyos que perder tu tiempo defendiendo te de lo que pudiese pasar.

La lucha: hoy estuve con un gran medico. Uno de esos que son mas políticos que médicos. De la que tienen fundaciones, fotos con el rey, se codean con presidentes y se pasan media vida en el extranjero. Reconozco que al reunirme con el, mis perjuicios, eran mas grandes que mi presentación (y era grande, os lo aseguro). Tras 120 diapositivas, en las cuales les explicaba como hacerse ver mas… Ya que dirige una gran asociación para la investigación de enfermedades raras, se dispuso a leer sus notas.
Entre sus perjuicios hacia mi visión del proyecto y los míos hacia su política, ha habido un punto muerto en el cual hemos estado a punto de levantarnos e irnos… Pro justo en ese punto, hemos empezado a hablar sobre el “porqué hacemos lo que hacemos”…. Os aseguro que hacia mucho tiempo que no escuchaba a una persona defender sus convicciones de manera tan vehemente y clara, con tanta fuerza y transparencia que ha hecho que yo hiciese lo mismo.
Finalmente lo que parecía un gran desacuerdo, ha terminado siendo el principio de una amistad… Todo porque el lucha desde un lado y yo desde el otro. Con formas completamente distintas de pensar, hacer y dialogar, pero con una lucha en común y una misma base: la pasión por lo que haces y la misión que desarrollas.

Tres historias que nada tiene que ver entre si, pero que tienen un mismo cierre: terminan de n modo que no esperaba removiendo mi conciencia y haciéndose reflexiona de forma profunda sobre cual es mi lugar en este mundo, sobre si estoy haciendo algo de provecho para el mismo.. Y que sentido tiene todo para mi.

…sigo

Escrito por @ciberfefo

Publicitario, inconformista, bloguero, humanista, tecnócrata, creativo... Featuring the lastest digital ad campaigns, top new websites, interactive marketing ideas, virals, industry news, social media, insights, and other great global digital trends.

3 comentarios

  1. Pepe me ha enviado el enlace, y he leído lo que has escrito.
    No eres un tipo común.
    Eres un tipo sensible. Y eso no abunda.
    Un abrazo.

  2. Como siempre, consigues conmover, hacerme pensar y dejarme loca con la lógica sencillez de tus palabras.
    Que grande!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s