Hoy amanece un día estupendo. Lo he sabido justo a las 12 del medio día, cuando me ha dado por amanecer. A noche tras luchar con la televisión unas horas, en lo que recuerdo como uno de los esfuerzos personales mas intensos con esperanza por buscar algo que valga la pena en la tele sin pago, me di por vencido y recaí en mi obsesión por la lectura de libros técnicos de empresa.
Dicho y hecho, lejos de dormir, se me hizo de día en uno de los mas finos estudios de comparación entre las teologías y las marcas. En fin… Cada uno con sus problemas y sus vicios.
Regresando a esta mañana/tarde, decidí comer en casa para variar (menos mal que me apetecía pasta) y lanzarme a la calle con la intención seria de cruzar Madrid a pie con mi cámara de fotos en la mochila.
Como me conozco, en mi mochila comparten el espacio la leica, mi bloc de notas mi libro de turno y como no mi amado iPad. Me han bastado un par de kilómetros para percatarme de que aunque el sol asoma, el frío aprieta, por lo que (para variar) decido refugiarme en el Starbucks de turno.
Latte con extra shot (que todavía ando atontao) libro de culto y musicón en iPhone. ¿Se puede pedir mas?… Caro que si.
Un par de parejas de mediana edad conversan sin reparos en el volumen en la mesa de al lado. Me han dado en el corazón; no lo puedo evitar, me encanta escuchar. Apago el iPhone pero me dejo los auriculares puestos, mientras hago como que leo, les escucho como un loco. Me encanta. Mucha gente hace complejos estudios de mercado, trata de saber que piensa la gente y acercarse a “la plebe”. Un gran error. Basta con ir unas horas al Starbucks y escuchar las conversaciones de tanta gente y de tan variopinta procedencias.
Entrevistas de trabajo, citas a ciegas, primeras citas, ultimas cita, primeros amores, enfados apasionados, conversaciones de fútbol, política, sexo o trabajo…. Estas cafeterías a pesar de su precio han conseguido que todo el mundo que carece de personalidad se encierre bajo sus paredes pagando mas de la cuenta por un Cafe con el fin de absorber todo el encanto del lugar. Yo soy uno de ellos… Eso si, creo que soy mas un voageur que alguien que se integre en todo este proceso. Esta es la historia de mi vida, pero lo dejo para otro post.
Hoy me he dado cuenta de que no quiero ser parte de una pareja. Ni siquiera de un grupo. No es una manía uraño-persecutoria, es mas buen mi rechazo tácito a ciertos estilos de vida.
Ellas a un lado, ellos al otro. El bebe de una de o parejas (como no) con ellas. Ellos hablando de política en uno de los tonos con mas bajo perfil, mas lleno de estereotipos y lo que es peor sin definición alguna. Ellas tratando de entrar en la conversación, pero desviando se puntualmente para comentar las ultimas jugadas del programa “salvame”. El niño llorón en medio sin atención ninguna. No me gusta, los siento, seguro que alguien me acusa de snob, pero esto en realidad me cabrea mucho, porque lo que estoy viendo en estos momentos, no es mas que un reflejo de lo que pasa en la sociedad actual.
Un montón de gente que trata de sentirse superioridad mediante la critica fácil y estereotipada, vacía sin conclusión o sentido. Ellas asumiendo su posición de “mamas” a pesar de que las suyas lucharon activamente contra este estereotipo, veo en mi generación mas machismo que en la generación de mis padres.. Y creo que esto se debe a la frustración de los “machos” al no alcanzar el sueño de dinero y gloria que la tele les prometio…. Luego humillan a sus mujeres de forma sutil y lenta relegando las a un puesto de manejo fácil y dependencia absoluta. Penoso.
Mientras un niño que reclama atención, es ignorado por las cuatro personas que hablan de comprarse un plasma mientras critican el gasto ingente del gobierno.
¿Es cosa mía o nos estamos volviendo gilipollas?
Ellos se quejan de lo que se han convertido, de que los niños son un coñazo, que ellas les critican. Ellas se quejan de que ellos son unos brutos, que solo quieren fútbol, pero mientras comentan el menú del derbi de la noche anterior. No lo entiendo.
Por eso no quiero ser parte de ello. Si me caso (lo dudo) que sea porque mi cabeza ha perdido totalmente el juicio a causa de un amor desmesurado y sin medida, producto de la adoración absoluta por esa persona. Si tengo hijos, que sea por aportar algo al mundo, o ir cooperar, como resultado de un respeto por la persona que lo engendrara, y un amor incondicional al bebe, no como medida paliativa de aburrimiento o como un proceso de “tiene que ser”…
En fin… Como he dicho antes, todo el mundo con sus vicios y sus problemas… No? Es si, si no cuidamos la información, la formación, la cultura y la convivencia, lo mas seguro que es esta situación tan burda que me sorprende por ser tan normal, se traslade a las siguientes generaciones con un punto mas de necedad. Que hacer? Controlar los medios? Un impulso desde el gobierno? Una revuelta popular?
Creo que nada de esto es necesario, ya que seria estéril. Estamos tan a gusto siendo necios… U la mera responsabilidad del futuro nos hace temblar. Ese es el problema, la responsabilidad, y eso nace en el seno de la educación familiar (o como se defina a la infancia).
En fin, que un día de estos, un domingo soleado, no se a una excusa para no hacer fotos, que no se la excusa para andar y hacer ejercicio.. Y sobre todo, no sea una excusa para la critica fácil, mientras se alimenta a la bestia de forma obscena.

…sigo

20111127-172824.jpg

Escrito por @ciberfefo

Publicitario, inconformista, bloguero, humanista, tecnócrata, creativo... Featuring the lastest digital ad campaigns, top new websites, interactive marketing ideas, virals, industry news, social media, insights, and other great global digital trends.

3 Comentarios

  1. Lo importante es saber cómo y qué quieres ser, crear tus formas, tus afectos, tus particulares maneras. Y tendrán que ser las que a tí te valgan, los demás dan igual. Está claro que esos modelos no te van, a mi tampoco, no me llenan ni aportan nada interesante. A menos en la superficie, el observador siempre crea un poco su realidad en función de la percepción que él tiene, tintada de su propia subjetividad. Y nunca se sabe cual es la realidad. Tendremos que darles, al menos, el beneficio de la duda, por mucha pereza que nos den.
    Y yo conozco también un montón de gente libre que no sigue normas ni tiene más prejuicios que los de su propia ética. En esos es en los que hay que fijarse. Y entender sus recorridos y sus méritos. Y admirar lo que te pueden aportar mientras tú también les aportas algo a ellos. Entonces surge algo precioso: el respeto.

    Besazos Fefo.

    PD: Yo me siento un poco outsider, si te sirve de consuelo…

  2. Voyeur…
    Que me gusta esa faceta tuya de cotilla. Por otro lado, no entiendo como siendo tan buen lector se te va tanto la ortografía. Tío! no empieces una frase con “U” !!!!! lo demás te lo perdono por hacerlo con el ipad.

  3. Como siempre… Buen post..
    Pero si solo analizas lo malo, te harás un gran experto en la critica de absolutamente todos los comportamientos humanos.
    Ser espectador te da una perspectiva muy clara y fácil de cuestionar. Lo dificil es VIVIR, y quizá sea lo unico que te dé el criterio para, entonces, entender, o no, esos comportamientos, el haberlos vivido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s