Es algo de lo que no nos gusta hablar y si lo hacemos, es siempre desde la perspectiva del tiempo. Pero la realidad es que el fracaso es parte de nuestra vida, es nuestro compañero, algo a lo que nos tenemos que acostumbrar.

De niño, como toda una generación, he sido víctima de la cultura de la tv y el cíne. La cultura del triunfo rápido, de los grandes derroches y los desenfrenos vitales. No eras nadie si no eras el mejor. Reconozco que esa forma de pensar me caló hondo hasta bien entrados los treinta. La universidad y la experiencia laboral ayudaron bastante. Pero el ingrediente secreto para que este pastel se cociese a fuego lento, era el miedo. No era una cultura del triunfo, si no la del miedo al fracaso.

Una moto rota, que muchos adoptamos como nuestra y que al tratar de arrancarla veíamos con desesperación como se llevaba por delante nuestra vida personal y profesional. Una mentira.

Sin embargo, no creo que echar balones fuera sea una visión realista. Las razones del fracaso tienen tres componentes: 1% azar, 9%circunstancias, 90% uno mismo.

Somos los responsables de nuestras cagadas. Eso es lo mas doloroso. Nosotros decidimos y nosotros asumimos las consecuencias… si no es así, eres un cobarde. Quizás por eso, solemos a analizar los fracasos con el prisma del tiempo. No solo porque el dolor se hace mas soportable, si no porque sus consecuencias se hacen mas sutiles.

el tamaño del fracaso depende del volumen de sus expectativas

Pero mirar al fracaso cara a cara en momentos en los que se supone que tienes que triunfar, hacen que despierten todos tus miedos, todas tus fobias todos tus limites. Hacen que las energías mermen y que las dudas te persigan a cualquier lado.

Estoy viviendo una cadena de fracasos. Uno tras de otro y a cada cual mas frustrante y doloroso. Mis fracasos van en todos los sentidos: personales y profesionales, éticos y morales… pero es que cuando fracaso, me gusta hacerlo bien.

Los que me conocen saben que cada día pongo en cuestión cada pilar de mi vida. Esto me hace fortalecer mis bases de lo que soy y cual es mi lugar. Me impulsa a mejorar y a evolucionar. Hace que sea consecuente con mis decisiones y no vacile en que dirección tomar… pero también me hace diseccionar cada fracaso de mi vida. Un amargo deleite que es tan necesario como incómodo. Toda una gran cuestión vital… pero es que siempre me parecieron mas interesantes las preguntas que las respuestas.

En treinta y seis años de vida he de admitir que soy producto de mis fracasos. Mi vida está llena de ellos. Me han acompañado desde niño y han sabido crecer y evolucionar con los años. He pasado por casi todo en la vida, no es broma. Cuando algunas personas se fijan en la fachada exterior de mi vida y la admiran no me queda otra que lamentar su estupidez, ya que solo ven lo que a ellos les falta, pero no son capaces de ver algo que enseño a diario: mis fracasos.

La vida no me ha enseñado nada en los pocos momentos de éxito. Un breve disfrute que en la mayoría de los casos me han desbocado. Sin embargo cada vez que me he llevado un golpe en la vida, a pesar de doler (o gracias a ello) he aprendido algo valioso. Es lo que nos pasa a las personas poco inteligentes, que solo aprendemos a base de golpes.

Hoy por tercer día consecutivo ( y un mes entero de ellos) me he llevado un disgusto. Un gran fracaso. El volumen de los fracasos dependen del peso de sus expectativas, y como ya sabéis mis apuestas no son a medias. La primera sensación es un gran peso en el estómago, que da paso a una falta de aire y un aumento de la temperatura corporal. La ira me posee durante unos segundos dando a paso al abismo mas profundo de mi persona. Son muy malos momentos que arañan de lleno lo mas íntimo de mi: el corazón.

Solo tengo una habilidad en la vida: la de centrarme en lo importante. No es mucho, pero ayuda. Así que me encuentro en plena autopsia de mis proyectos, tratando de averiguar las causas de su muerte. Pero ahora que lo veo con perspectiva, hay cosas que se veían venir.

Pongo en cuestión los hechos, las inquietudes, las acciones… todo está en contra. ¿que pasa aquí?. Pasa que soy como soy y creo en lo que creo. Pasa que mis fracasos nada tienen que ver con mis decisiones, si no con mis circunstancias. Pasa que los fracasos nos definen  y para bien o para mal, eres el producto de ellos. Estoy muy orgulloso de mis fracasos, no creo que mucha gente se atreva a cometerlos.

Frente a la pregunta recurrente de ¿ahora que?, siempre digo lo mismo: ¿crees en lo que haces? si es así sigue equivocándote, pero hazlo cada vez mejor.

Hace 5 años mi vida tenía un límite, tanto en tiempo como en expectativas. Me dijeron que no tenía mucho que hacer. Paralelamente mi vida entorno a un trabajo se desmoronaba y mi futuro matrimonio se quedó en aborto. No había nada que hacer, incluso me dieron por muerto. Era un fracaso con patas… pero solo una cosa hizo que todo diese la vuelta: creía en lo que hacía, tenía unas bases claras en la vida y estaba dispuesto a seguir recibiendo golpes por luchar por ello. Por eso hoy, cuando vivimos momentos muy duros, que no solo nos atañen a nuestra vida, si  no a la de toda una sociedad.. cuando todo parece oscuro, reconozco que para mi no lo es. Puede resulta doloroso, pero desde luego no para tirar la toalla.

Sencillamente yo no debería estar aquí. Cometí grandes fracasos y decidí seguir cometiendolos, y esa es mi filosofía hasta ahora. Son momentos amargos, que hacen que me cuestione casi todo… pero sin embargo, se que dentro de un tiempo, con perspectiva, esto no habrá hecho mas que definir mi camino, quien soy y mi relación con el mundo. Por eso y a pesar de mis circunstancias seguiré fracasando y haciéndolo en la medida de mis posibilidades, de lo contrario, no sería un fracaso, si no un fracasado.

…sigo

Escrito por @ciberfefo

Publicitario, inconformista, bloguero, humanista, tecnócrata, creativo... Featuring the lastest digital ad campaigns, top new websites, interactive marketing ideas, virals, industry news, social media, insights, and other great global digital trends.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s