Tiene que ser eso.

Aprendí casi todo de dos personas muy singulares; mi madre y mi padre. De la primera, aprendí a perseverar y a no rendirme. No es una frase hecha, se empeñó a fondo. Del segundo, aprendí una profesión en desuso, donde se ejecutaba mucho, donde cerrar un trabajo era una cuestión industrial, donde la calidad no era percibida pero si pagada y el servicio era lo mas importante.

Tiene que ser que provengo de un lugar donde hacer casi cualquier cosa, dependías de las personas que tienes a tu alrededor y ellos de ti. Por eso, no había burocracia, no había procesos, tan solo gente especialmente preparada. Tiene que ser que para destacar haciendo algo interesante, tenías que demostrar tu valía cuerpo a cuerpo, con ideas, con trabajo y mucho esfuerzo. Tiene que ser que para trabajar en lo que trabajábamos, antes teníamos que saber tanto como sabíamos.

Por eso antes, cuando se trabajaba tanto, tan rápido, tan caro y de forma tan excelente, se daban por hecho casi todos los métodos. No es que nos lo datásemos, es que eran la base de trabajo.

Hoy en día las cosas han cambiado. Si es cierto que se trabaja mucho mas rápido, pero también la tecnología lo permite. Es precisamente en eso, la tecnología en lo que se basan muchos para trabajar mucho mas barato, de forma descuidada (efectiva) y con personas de dudoso conocimiento. No se si hoy son mejores tiempos, lo que si se, es que son mas duros para los románticos.

Por el contrario, me encuentro a los amantes del método. Aquellos donde su conocimiento tan elevado impide tocar el suelo de la realidad. Estos señores/as que han alcanzado la iluminación por encima de los inmundicia humanas. Aquellos cuyos métodos son capaces de cambiar el mundo, que valen tanto y tan bueno que no se dignan a compartir sus mas oscuros secretos con los mas allegados por si acaso se contaminan de mediocridad.

No se si es que soy un engendro de la vieja escuela o que sencillamente soy mas tonto de lo que ya parezco, pero no conozco a nadie que sencillamente “haga” con métodos. Para mi esto no son mas que caminos, pero cuando estos se convierten en el destino o generan mas problemas de los que puede resolver, creo que es una retroalimentación contaminante (o lo que es lo mismo, una jilipollez)

Conocer los métodos es esencial, vivir de ellos es un cuento. Por eso admiro de corazón a tantas y tantas personas que sabiendo o no, tratan de aportar. Admiro la ejecución por encima del método porque el primero es realidad el segundo filosofía. Por eso creo en la práctica ya que ella es el destino y el método es tan solo uno de los caminos.

Tiene que ser eso, que no soy una persona brillante (y tampoco podría) que a base de la perseverancia que me enseñaron de niño, nunca he parado de hacer lo que hago. Tiene que ser que aprender una profesión artesanal en sus mejores tiempos, sencillamente me da una referencia de lo que es bueno o no… tiene que ser eso, que tras muchos años a mis espaldas puedo decir cómodamente todo lo que he hecho, lo que he producido y los puestos de trabajo que he generado… tiene que ser que mi “método” a pesar de no ser tan elevado, es profundamente mas eficaz.

A veces pisar el suelo es mejor que vivir en el cielo. No creo en los místicos, tampoco en las herejías. Tan solo son tus actos y sus consecuencias los que miden quien eres.

…sigo

Escrito por @ciberfefo

Publicitario, inconformista, bloguero, humanista, tecnócrata, creativo... Featuring the lastest digital ad campaigns, top new websites, interactive marketing ideas, virals, industry news, social media, insights, and other great global digital trends.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s