La tarde ha pasado de un tirón. Creo que me he vuelto a exceder con la siesta. Es lo que tiene dormir mal, que luego se arrastra un cansancio fanganoso y traicionero de esos que atacan sin avisar.

Tenía pensado ordenar la entrada de casa; Zapatos, libros, muchos libros… Bolsas, algún jersey y un par de chaquetas arrugadas son la herencia de unos meses de “luego lo arreglo”. Sin embargo, una vez más la tarde ha pasado a noche y ya no son horas de ordenar.

Ordenar es despertar, es romper tu letargo, es organizar tu cabeza, es poner las cosas en su lugar. Cuando me toca ordenar, me acuerdo de mi madre que siempre me decía : “según lo desordenado que  tengas tu cuarto, así está tu cabeza”. Por esa sencilla regla de tres, mi cabeza es una pocilga adecentada. Como siempre, las madres tienen razón. Demasiadas cosas, demasiados frentes y ninguno cerrado. De cara a la galería todo bajó control, pero bajo esta perenne mata de pelo, todo se escapa de mis manos.

Ordeno luego, mejor.. si eso. Pero quiero escribir algo, lo necesito. Mi mente está tan confusa que no se exactamente que escribir, pero algo surgirá. ¿lo hago en mi blog personal o en el profesional? es segundo es muy obvio, se lo que tengo que decir hasta diciembre, otra cosa es que lo haga. Malgastar el tiempo es un lujo que se pierde con los años y creo que yo ya estoy por mi tercera hipoteca. Lo haré en el personal.

Miro instagram. Si, estoy enganchado. Algún día hablare de mi relación con las redes sociales. Mas leve de lo que parece, mas profunda de lo que quisiese… Miro, opino, comento… twitter… entrevistas, comento, hablo, sigo. Facebook; este me aburre.

¿Que quería hacer? aah si, escribir, pero tengo hambre.

Estoy a régimen. Bueno, no “ese” régimen que todos piensan, pero cuido la línea. Una ensalada me irá bien, eso si PEDAZO ensalada.

Termino. Descanso un poco en el sofá. Conecto la tele: error. Un minuto expuesto a la tele son 90 minutos perdidos. Paso.. esto es un coñazo.

¿Que quería hacer? aaah si… escribir. Es tarde, tengo sueño. Mejor me voy a la cama y lo hago por la mañana.

Así sin mas, sin premeditación y sin planificación, fue dejando las cosas pasar. Los momentos por vivir y los proyectos por hacer. Un día fue lo que hacía hoy no es mas que un rastro, una sombra, una excusa de lo que no es.

Si algún día preguntáis, lo mas probable es que no tengáis noticias de el...

…sigo.

NOTA: hay momentos estúpidos en la vida. Inútiles por definición, absurdos por su situación. Sin embargo, la experiencia me dice que no hay que evitarlos, no hay que taparlos, tan solo hay que mirar de frente y aceptar la situación. Pronto algo romperá los pilares que la sostienen y habrá que volver a empezar de cero. Cuanto me gusta eso.

Escrito por @ciberfefo

Publicitario, inconformista, bloguero, humanista, tecnócrata, creativo... Featuring the lastest digital ad campaigns, top new websites, interactive marketing ideas, virals, industry news, social media, insights, and other great global digital trends.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s