El error está permitido, pero terriblemente multado. Los fracasos son nuestra letra escarlata. No se puede llorar. El lamento es un virus del que todos huimos. A pesar de lo que parece, no somos una sociedad fuerte, no somos espartanos ausentes de sentimientos. Hoy en el siglo XXI nos perdemos en la dictadura de la felicidad.

Lo vemos por todos lados; hablo de la felicidad. Este maravilloso y utópico sentimiento que nos provoca una exigencia más plena y memorable. Hoy en día quien no es feliz es un paria, un repudiado, un fracasado.

Te han echado del trabajo: sonríe, lo mejor está por venir. Se ha muerto tu pareja: mira al cielo y recuerda lo maravillosa que era. No llegas a fin de mes: la felicidad está en familia. No tienes familia: La felicidad está en decidir tu camino. Todo es justificable, todo cabe bajo el prisma de la felicidad.

La felicidad ya no es un sentimiento, es una religión, un dogma, una dictadura. Si o si. Sin razón, sin cuestión, todo vale con tal de ser feliz, todo cabe para aparentar serlo.

No encuentro las razones para este comportamiento. Supongo, que como todo en la vida, sin un cúmulo de acontecimientos que desembocan en actitudes: La peor crisis económica, el absurdo discurso sobre liderazgo en las empresas, la perversión y la burda utilización del marketing, la necesidad de compensación del individuo, la infantilización de las necesidades sociales… podría estar todo el día enumerando razones y todas ellas nos llevarían al mismo lugar: Se feliz porque si.

La felicidad es un producto, un argumento, una necesidad empaquetada. La felicidad es una estrategia, una característica, un privilegio, una pose, una temporada. La felicidad es un argumento, un objetivo, una obligación. La felicidad, hoy en día  es de todo, menos un sentimiento efímero.

Yo lo veo (una vez más) como una perversión del poder establecido. No me refiero una teoría de la conspiración.. si no a que todo el que necesita o pretende manipular a la persona de enfrente, utiliza la energía emergente que nace de forma natural, sincera y vehemente de algún colectivo. No hace falta ir muy lejos para ver campañas de publicidad que parecen (cuando no lo hacen directamente) insultar a la inteligencia. Líderes empresariales y políticos (que son lo mismo demasiadas veces) apoyando desenfrenadas, crueles e inoperantes acciones basándose en la esperanza (versión descafeinada de la felicidad), cuando no en la propia necesidad, obligación y derecho de encontrar la propia felicidad. Despedimos a 800 trabajadores por el bien de otros 900. Recortamos presupuestos por un futuro mejor (pese que en el presente hemos superado los beneficios previstos).

Todo nace en la gente. Siempre. Es la riqueza del ser humano. Pero es siempre el que pretende manipular, el que se adueña de las palabras, de los argumentos y de la energía de la propia sociedad. Hoy la felicidad es el opio del pueblo, la mordaza, la forma de hacer que la gente se conforme y se calle, porque de lo contrario no es proactiva, productiva y se convierte en tóxica.

Al igual que la felicidad es una necesidad inherente en el ser humano, también lo es la duda y el desconcierto. Y son estos lo que nos ayudan a avanzar de forma creativa sobre nuestra propia vida. Lo es el dolor y el desconsuelo, porque nos ayudan a aprender, a cerrar fases, a reconocer nuestra propia humanidad.

“Humanidad” que palabra tan peligrosa en estos días. ¿Exagero?… vete a una entrevista de trabajo y dile al reclutador (también llamado: gestor de “recursos humanos”… porque eso es lo que somos, “recursos”) que tras 5 años de carrera, 3 de master, 4 idiomas y 9 de experiencia, de lo que más orgulloso te sientes de tu humanidad. A ver si tienes lo que hay que tener… y es que sabes que eso NUNCA lo dirías.. porque “humanidad” significa debilidad, error, duda. Es curiosos como estas tres virtudes, se oponen claramente a las estrechas y mecánicas certidumbres de la ideología escolástica representada hoy en día por el corporativismo que solo pretende certidumbre y ocultar el miedo a la duda.

La felicidad como obligación social. Cuanto mas deprimido, destrozado, abandonado o divorciado, apenado y entristecido.. más feliz tienes que aparentar ser. “Ser” hoy en día tiene dos vertientes: la privada, donde la soledad y la incapacidad de conectar con uno mismo negándonos el sufrimiento y el reconocimiento que desemboca en un vómito público basado en la interacción con las redes sociales: Nos empeñamos en que lo jodido es GENIAL.. y con eso demostramos nuestra fortaleza, nuestra capacidad de manejar la incertidumbre y las situaciones adversas. Hoy el más feliz es el más jodido, no lo dudéis.

Por eso cuando veo frases dogmáticas, tácitas, llenas de seguridad frente a situaciones difíciles, yo solo veo la desesperada vuelta de tuerca para pedir ayuda y consuelo, que se traduce en “ánimos” y “apoyos” en a golpe de comentario y “like”.

Todos buscamos la felicidad. Es nuestro derecho. Nadie la encontrará, tan solo si es afortunado, la sentirá a pequeños sorbos. Todos lloramos, todos nos hundimos, todos nos deprimimos y cuestionamos nuestro día a día. Todos cometemos errores, todos la cagamos de forma esperpéntica, todos, al fin y al cabo somos humanos tratando de ser felices.

La felicidad es un accidente, porque no se “encuentra”, tan solo aparece y pocas veces del modo en el que esperamos. Los accidentes suceden porque algo imprevisto ha sucedido. Lo imprevisto es un error y el error es tan inherente como la búsqueda de la felicidad.

Cuando compramos (asumamos nuestra responsabilizad y por una vez, no digamos “nos venden”) la felicidad empaquetada, asumimos la negación a nuestra humanidad, aceptamos el dogma de la perfección y rechazamos nuestra debilidad, en pro de (una vez mas) mostrar (solo mostrar) nuestra arrogancia y estupidez.

Una cosa es la energía que se tiene y otra es ser una pila duracell. No seré yo el que niegue el optimismo. No seré yo el que no peque de ingenuo y utópico, pero desde luego si seré el que ponga una linea roja y diga: a partir de aquí esto es estupidez, cuando no dogmatismo.

…sigo

Escrito por @ciberfefo

Publicitario, inconformista, bloguero, humanista, tecnócrata, creativo... Featuring the lastest digital ad campaigns, top new websites, interactive marketing ideas, virals, industry news, social media, insights, and other great global digital trends.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s