Nunca antes en la historia de la humanidad ha sido tan fácil, tan barato y tan accesible viajar por el mundo. Lo que nuestros abuelos ni siquiera soñaron ver en vida hoy lo tienes a golpe de “click”.

Lo irónico llega de la mano del humano (como siempre); mientras por un lado tecnología, infraestructuras, acceso, hacen posible que te levantes en Madrid, comas en Londres y cenes en NY, son los gobiernos, hoy mas que nunca hacen mas difícil el traslado físico de personas.

He pasado unos días en NY ( ea, ya lo he soltado…) ciudad a la que no viajaba desde hace un par de años. Hace algún tiempo tenía la suerte de ir asiduamente por trabajo; Pasaporte, maleta y dinero eran los únicos requisitos necesarios. Luego llegaron los requerimientos de  estancia, es decir, que te preguntaban donde dormías y si llevabas mas dinero de lo habitual. Tras los atentados del 11S aparecieron los análisis de imagen, huellas, el ESTA y mil cosas más, como tener que estar 3 horas antes en el aeropuerto, controles de seguridad, formularios de intenciones. Por cierto, este mes llega un nuevo requerimiento; si tienes un móvil, tablet, portátil o cámara, ha de estar al tope de carga en batería, de lo contrario será susceptible de requisamiento. Cojonudo.

¿De verdad? No seré yo el que quiera volar en peligro. No seré yo el que diga “venga, todo es posible”… es cierto que la seguridad es primordial, que todos queremos evitar nuevos atentados, pero creo que esto pasa de castaño oscuro a ser peor de “gran hermano”.

El problema no termina ahí. Soy una persona con demasiadas manías. Una de ellas es la de viajar con tranquilidad: prefiero perder tiempo en el aeropuerto tranquilamente que disfrutarlo en casa u hotel y salir disparado para “casi” pillar un vuelo. Pues eso, que mis manías y yo nos disponemos a regresar a Madrid desde JFK 4 horas antes del anuncio del vuelo. La sorpresa llega cuando en este aeropuerto ya no hay cheking desk; es decir un/una azafata de tierra que comprueba tu pasaporte, pesa tu equipaje y te da amablemente tu billete. La era de las personas ya es un lujo; solo está disponible para business y privilegie class (los que desembolsan mas de 3000€ por billete en adelante). El resto de los humanos hacemos cola en unas máquinas infernales donde “autochequeas” tu pasaporte, tu número de vuelo, “autopesas” el equipaje y “autopsias” el exceso de peso del mismo con la ayuda de un empleado cabreado que tiene que asistir a 6 máquinas con despistados pasajeros tratando de sacar su billete a toda prisa (no todos tenemos las mismas manías). No comentaré lo MAL programadas que están hechas la máquinas, lo difíciles que resultan para el usuario medio y la cantidad de errores que genera dicho software. Tan solo diré que una de las cosas que más seguridad genera en un ser humano es otro ser humano. Si lo sustituyes por una máquina, cometes un error de base ya que loquee prestas en un servicio. Y si te dispones a arriesgarte, al menos mejora dicho servicio, no lo empeores en pro del ahorro de costes.

Todo esto en realidad son niñerías. Quejas de un acomodado burgués de clase media que pretende pasar unos días de vacaciones en una gran ciudad turística. El drama, el problema el verdadero “asunto” no es si pierdes mas o menos tiempo, si resulta mas cómodo o no, si te sientes violado, vigilado y ultrajado por el mero hecho de viajar. El asunto es ¿Por qué?.

Muchos (todos en realidad) hablan de la seguridad. Terrorismo, tráfico de armas, personas, animales y sustancias… es cierto, hace falta un control. Pero “estos” controles están excediendo la delgada línea que existe entre la prevención y el control. Una cosa es evitar que delincuentes y asesinos se cuelen en un vuelo y otra es mirar a toda la tripulación como sospechosos.

El verdadero problema es la seguridad. Pero si este es el problema ataquemos a su base: el modelo de país. ¿que tiene que hacer un país para tener enemigos? algunas cosas que se me ocurren y otras que no puedo imaginar. Si cambiásemos la relación que tienen algunas sociedades con las otras (basadas en la competitividad sangrienta y no en la verdadera colaboración) seguramente este tipo de episodios se olvidarían.

Es curiosos ver como mientras la parte mas “legal” en los traslados de personas (aeropuertos) son cada vez mas un ingreso en prisión, mientras que las verdaderas “puertas” a la inmigración ilegal, las drogas y demás… son cada vez mas vulnerables y por lo tanto con menos derechos para quien las sufre pero más beneficios para el país que los aloja.

No se. A lo mejor dentro de poco eso de viajar en avión es un lujo y el resto de los mortales tenemos que viajar de forma ilegal para poder costear el viaje y evitarnos tanto trajín… o sencillamente puede que millones de personas cada año no estén desesperadas por cruzar la frontera americana en busca de un futuro mejor.. tan solo en pasar unos días de vacaciones sin pasar por el “aro”.

…sigo

 

Escrito por @ciberfefo

Publicitario, inconformista, bloguero, humanista, tecnócrata, creativo... Featuring the lastest digital ad campaigns, top new websites, interactive marketing ideas, virals, industry news, social media, insights, and other great global digital trends.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s