Y aquí estoy otro año más en Marbella, cuna del sol, los pescaitos, la corrupción urbanística y los coches horteras. Reconozco que aquí se duerme como dios, se come como un príncipe y se lee como un bibliotecario. De hecho estas son mis razones para abandonarme a tal funesto lugar durante algunos días al año.

En mi caso, hago poco más que un monje. Desayuno, leo los periódicos, cotilleó las redes. Piscina, leo. Almuerzo y leo. Siesta. Playa y leo. Cena y leo. Puede parecer un calvario para los mas jóvenes y una pérdida de tiempo para los viejos, pero para mi es lo más cerca de abstraerme de mi ruidoso y pequeño mundo. Disfruto como un enano, aunque cada año me venga la mala leche más que menos al cuarto día de estar aquí.

Uno de los asuntos que más me tocan la moral es el hecho de que en teoría uno viene a descansar a relajarse y a evadirse del mundo. Pero una vez infiltrado en el submundo Marbellí, descubres que el objetivo es justo el contrario; ponerse al día, levantar envidias y mostrar tu faceta más triunfadora mientras no paras de relacionarte con otros que a su vez hacen lo mismo que tu con la clara intención de superar sus récords. Unos lo llaman “networking” otros “relacionarse”. Los más cínicos lo llaman “cotilleo”. Yo lo llamo gilipollez.

Bordieu decía que todos los agentes de una misma clase y todas las prácticas de un mismo agente, tienen una “afinidad de estilo”, un”aire de familia” una “sistematicidad” de se derivan del hábito social.

En Marbella hay una epidemia de colores chillones, Bermudas largas, cabellos engominados cubiertos con Panamá de marca (si, los hay). Ellos son pasivos, prepotentes y con barriga. Grande gorda y dura, justo lo antagónico a sus penes. Cuanto más crece uno, más se afloja el otro, así es la vida, no se puede tener todo.
Ellos sonríen mucho en público para demostrar que nada les perturba mientras que en privado chillan al que tienen al otro lado del teléfono, que muy seguro es uno de sus empleados que (también por seguro) no tendrán vacaciones. Se trata de mostrar un buen reloj cuanto más grande y más dorado, mejor. Un coche grande y caro y de despilfarrar una fuerte cantidad de dinero en público, aunque en privado des mas de 12 vueltas al puerto para ahorrarte el parking (6 €) del susodicho vehículo.
Ellos lo tienen muy duro, se trata de demostrar, siempre demostrar. Es un mundo muy competitivo. Sí cuentas una historia, en Marbella siempre será superada. Si tienes una empresa, en Marbella será un chiringuito. Siempre demostrar incluso cuando no sea cierto. Si tienes sesenta y tantos, tienes que mirar el culo a la de veinte. No es una cuestión de realidad, tan sólo de apariencia. Si no lo haces corres el riesgo de que otro lo haga antes y mejor que tu, y eso ¿en qué lugar te dejaría? No olvidemos para que hemos venido a aquí; demostrar.

En el caso de ellas la epidemia es mucho peor; son rubias. Mucho, muy, súper rubias. Tengo la teoría de que si una línea de tintes sacase el “Rubio Marbella” (dos tonos más bajo que e el “Rubio PP”) se forraban. El problema no es el Rubio, si no la andrógenia congénita. Los señoras rubias de Marbella pasados los 43 se van transformando poco a poco en hombres travestidos. Su voz cada vez más profunda, su piel más arrugada y sus traseros ya no caben en los grandes coches de sus maridos (de ahí la imperiosa necesidad de cambiarlo por uno mas grande cada cierto tiempo).

Tienen sin duda el mando en los meses estivales; ellas deciden, ellas planean, ellas conspiran, lían, comparten… Networking, vamos. Para ellas se trata de hacer que ellos parezcan completamente idiotas y reconozco que lo hacen a las mil maravillas, aunque tampoco lo tiene muy complicado. No les quito mérito, tan sólo puntualizo que el nivel podría ser superior.
Marbella (para ellos) es una especie de penitencia por los pecados cometidos durante el año en sus respectivas capitales. Ellos ausentes en sus reuniones hasta las tantas, en sus comidas de negocios, en sus viajes. Cualquiera diría que están enfrascados en sus empresas (que alguno hay) pero al verlos hablar, dialogar, razonar, plantear cuestiones y sobre todo escucharles su vocabulario, uno se pregunta si realmente esta gente es la que dirige empresas. Normal que luego sus mujeres jueguen a ese juego pseudo-masoquista basado en la humillación pública mientras que ellos sin duda hacen otras cosas excepto pasar tiempo en casa (humillación privada).

Esto que digo multiplícalo por la cantidad de variaciones, perversiones, carencias, complejos y necesidades que te de la gana imaginar y encontrarás el ecosistema de Marbella. Marbella no es lo que es, Marbella es lo que creas que es. Unos creen que es el paraíso, otros el infierno… Para mi sigue siendo un lugar para dormir leer y comer como un rey. Supongo que son razones suficientes como para venir de vez en cuando y cabrearte con su ecosistema al cuarto o quintó día ¿no?

…ya tanto leer, para terminar este post os dejo una palabras recatadas de lo que estoy leyendo ahora: “felicidad paradójica” del maestro Lipovetsky este gran observador francés que muy a sus pesares ha hecho más fácil la vida de cualquier publicitario de a pie gracias a sus sabias descripciones, que una vez más, vienen más que a cuento:

“Hay en vigor todo un conjunto de actitudes y de llamadas al orden, de bromas y de chanzas que se encargan de poner frenó a las tentativas de franquear las barreras de clase, a la ambición de distinguirse identificándose con otros grupos… -construyen un fuerte conformismo de clase … – vestirse, vivir, comer, beber, divertirse son actividades reguladas por las costumbres de clase… – “

Pues eso, que al final, supongo que todo esto no es más que un teatro para demostrar quien eres y a quien quieres pertenecer. Mientras unos son felices “demostrando” otros lo somos “desapareciendo” y supongo que la verdadera felicidad es en dejar ser y que te dejen ser. Así todo seguirá siendo paradójicamente Marbella.

…sigo

 

Escrito por @ciberfefo

Publicitario, inconformista, bloguero, humanista, tecnócrata, creativo... Featuring the lastest digital ad campaigns, top new websites, interactive marketing ideas, virals, industry news, social media, insights, and other great global digital trends.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s