Asco, es lo primero que me viene a la cabeza. También una amalgama de sentimientos de dolor, ira, tristeza o el desamparo. Pero es el asco lo que me inunda, lo que me posee.. Asco.

Hoy a medio día, la inmediatez de twitter pregona otra barbarie sin confirmar. Otro ataque terrorista. Esta vez en Paris.

Asco por los que odian a los que no piensan como ellos. Asco a quien justifica el sentimiento religioso con asesinatos. Asco por la crueldad. Asco por la injustificación. Asco al ver que un simple dibujo puede matar a 12 personas en pleno siglo veintiuno.

Los medios tradicionales se ponen al día. Primero las versiones digitales que se hacen eco de la masacre.

Asco. Mucho asco al ver como se utilizan imágenes de extrema crueldad para aumentar audiencias. Asco porque nadie ha tenido en cuenta de como pueden sentirse los familiares de un policía que es rematado en la cabeza en directo. Asco de ver como tirotean a trabajadores inocentes. Asco al ver la historia repetida en todos los soportes. Asco por lo que gritan los asesinos. Asco por su religión… esa que mata, no la que siguen millones de personas. Asco por ver que disponían de medios, de puesta en escena y de coreografía. No nos engañemos, esto no es algo espontáneo, lleva preparación, dinero y entrenamiento. Tres tipos vestidos de negro al estilo Hollywood irrumpen en una pequeña calle de París con un coche del mismo color. Asco por la frivolidad, esa que hace que un grupo de asquerosos asesinos emulen a las peores películas. Asco por quien dice que la violencia en el “Showbusiness” no hace daño. Asco por la impotencia de ver como liquidan a 12 inocentes que hacen su trabajo. Asco, porque no están matando a unos dibujantes, están atentando contra nuestra libertad de expresión. Asco porque hoy son ellos, mañana puedo ser yo (Asco, por pensar esto… ) en realidad hoy nos han disparado a todos, pero han muerto 12.

Llego a casa y la televisión no hace más que repetir todo lo que ya sé a través de mi móvil.

Asco por la repetición sistemática de las escenas que tanto daño han provocado y que tanta fama les están dando. Asco al ver que su campaña de comunicación esta´dando resultado. Asco por el miedo que provocan, asco por ver quien firma el atentado. Asco al ver a los políticos aterrados, la seguridad es un lujo, y los lujos son para unos pocos. Asco al ver las comisiones que se reúnen y tienen informes en una hora. Asco al ver la utilización sistemática de los medios para alcanzar fines ajenos a los dramáticos hechos. Asco al ver que lo que hacen es no hacer nada. Asco porque los extremistas ganan de nuevo. Asco, porque veré más policías cuando lo que tengo que ver es más ciudadanos. Asco.

Decido salir a hacer deporte. No hay mejor manera que sudar cuando lo que se quiere es gritar. 

Asco al ver y escuchar las tertulias. Asco por los expertos que saben de todo. Asco por los juicios, que fácil es juzgar. Asco por ver como entramos todos en le juego del odio. Asco al ver la xenofobia a flor de piel justificada en forma de mensaje defensivo. Asco al ver que los extremistas.. también aquí han ganado. Asco al ver como una sociedad en bloque cae el el juego de la venganza, aunque sea moral. Ahora toda consecuencia por nuestra parte justificará cualquier acción futura de estos hijos de puta llamados yihadistas. Es así como juegan. Asco, porque soy el primero en desear la muerte de esos mal nacidos. Asco, me doy asco.

Llego a casa. Estoy reventado.

Asco, al chequear las redes sociales. Asco al ver la repetición. Asco al ver más justificación, más juicios, más masacre. Asco porque me da asco quien no me tiene que dar asco. Asco por todo aquel que trate de imponer su credo, o decirme como vivir mi vida (desde como vestir a como tiene que ser una familia). Asco, porque con pequeños gestos diarios lo permitimos (un velo o un crucifijo en una escuela). Asco contra los derechos de todo aquel que pisotee los del vecino. Asco por quien desea la muerte de otro ser.

Esto no es más que una herida abierta en canal en el lugar que más duele: la libertad de expresión. Se juzgar, se comentar y se repetir. Lo he hecho todo el día en las redes. Pero creo que mi obligación como ciudadano, como demócrata y como defensor de eso que han tratado de coartar hoy: la libertad de expresión, hay que mojarse. Hay que decirlo.. y sobre todo hay que hacerlo: aquí mi dibujo de Mahoma (portada) . Donde por seguro, de existir el susodicho, estará encantado de que los magníficos artistas de #CharlieHebdo, le retraten del modo que les venga en gana.

Con asco pero sin miedo,  sigo…

 

 

 

Si te gusta lo que escribo puede que te horrorice lo que pienso, compruébalo en  twitter, o bien ver mi página web

Escrito por @ciberfefo

Publicitario, inconformista, bloguero, humanista, tecnócrata, creativo... Featuring the lastest digital ad campaigns, top new websites, interactive marketing ideas, virals, industry news, social media, insights, and other great global digital trends.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s