Dan de comer a mucha gente, entretienen al mismo tiempo que desconectan nuestro cerebro de la realidad. Son fruto de comentarios y tertulias espontáneas entre amigos, en los cafés de la oficina. Pero de igual modo manipulan a golpe de cámara, dirigen nuestra opinión, escandalizan y horrorizan, mientras esperamos desesperados que alguien tome cartas en el asunto. “Gran hermano, ¿quien quiere casarse con mi hijo?, Sálvame”… si creéis que la tele basura tiene que ver con estos programas, os equivocáis.

La filosofía detrás estos shows es sencilla: un grupo de descerebrados hacen estupideces que soportan toda la programación de la cadena en forma de comentarios, repasos y respuestas. Esta estrategia en principio accidental viene dada por el vacío  argumental, de contenido, de presupuesto y objetivos dentro y fuera del propio programa. Sencillamente un día se dieron cuenta que el “titular” era mas rentable que el propio programa, así que no es de extrañar que estos, cada vez sean más absurdos, más baratos y más presentes en todos y cada uno de los programas.

¿Cual es el mayor Reality en estos momentos? Es la política la que se ha transformado en un negocio, en un show que se gana a golpe de repetición de mensajes manipulados y la que llena nuestros espacios. El juego también es sencillo: en un mundo manejado por los números y no por las ideas, gana quien más veces es capaz de aparecer en diferentes espacios de Tv repitiendo su verdad, que son nuestras mentiras.

La política ya no cuenta votos, cuenta Shares, cuenta impactos, cuenta repercusión en las redes, likes, RT, menciones… la política es un reality show.

Más hueco que sus antecesores ya que estos (al menos) se basaban en las relaciones naturales de un grupo de personas. En la política yo no veo relaciones, veo “respuestas”. Parece lo mismo, pero lo primero es espontáneo lo segundo es una estrategia. Lo peor es que en la política desde hace ya mucho tiempo yo ya no veo “personas”, si no el personaje de turno a la espera de que se derrumbe y llegue el siguiente “refrescando” la escena política.

Al igual que los programas de Tv, la política carente de contenido, ideas, estrategia y objetivos, se ha dado cuenta que la “retroalimentación” es más rentable que el “programa político”. Cayo Lara es lo mejor que le ha pasado a Pedro Sanchez. Pedro Sanchez lo mejor que le ha pasado a Mariano Rajoy y Rajoy lo mejor que le ha pasado a Pablo Iglesias. Conclusión: a vacío de muchos, lleno de todos. Cada uno en su casilla, todos en su lugar, contando, esgrimiendo, calculado impactos, percepciones, menciones… sin tener en cuenta lo más importante: las reacciones.

Las televisiones lo han visto claro: circo. ¿quien da mas espectáculo?…”¿HG, Mujeres y hombres y viceversa?”… no. Mariano, Pedro y Pablo. Viendo esto, asistimos a un giro de programación repentino: en menos de dos años, la política está presente en las cadenas de tv. Lejos de ser beneficioso, asistimos a un tratamiento irreverente, chillón, burdo y fácil de los asuntos más importantes para la ciudadanía. Hemos hecho un Show business de nuestros problemas, y los estamos resolviendo entre “buenos y malos”.  Entiendo a las cadenas (menos al canal 13 e intereconomía, que no tienen explicación más que la divina) pero no entiendo a los políticos. Personalmente he decidido hacer lo mismo que con los reality show: ignorarlos. Ya no veo Realitis, nunca vi el futbol y ahora esto… me voy a quedar fuera. Ahora que lo pienso, a lo mejor soy víctima de sus estrategias también.

No escribo esto como una víctima. Faltaría más. Lo escribo cabreado, como muchas otras personas que están hasta los mismísimos de que les traten por gilipollas. Una cosa es que se piense (obvio tras largos años de política dando bandazos) y otra que se  ponga en práctica. Los únicos gilipollas son los que piensan que pueden manipular, en vez de convencer. Crecer en vez de aglutinar. Ganar en vez de mejorar.

Lamentalemente este es un país de malos políticos y peores legislaciones. No veo a nadie que me hable de un plan a más de 10 años (¡solo 10!), una estrategia que me diga como van a ser mejores los estudiantes (en vez de lo que tienen que pensar). Una política que me explique como España será un país con voz y voto en los hemiciclos mundiales (en vez de colarse temporalmente). Una política que me diga en que se invierte HOY para mañana y no al contrario. Una política que me ayude a comprender por qué pago tantos impuestos, que me diga donde van, que me aseguren que cuando mi familia caiga enferma tendremos un sistema sanitario que lo soporte… ¿no? .

Gilipollas… que se creen que el mundo termina en el próximo titular… y en el mejor de los casos en las próximas elecciones.

…sigo

Si te gusta lo que escribo puede que te horrorice lo que pienso, compruébalo en  twitter, o bien ver mi página web

Escrito por @ciberfefo

Publicitario, inconformista, bloguero, humanista, tecnócrata, creativo... Featuring the lastest digital ad campaigns, top new websites, interactive marketing ideas, virals, industry news, social media, insights, and other great global digital trends.

2 Comentarios

  1. Y el Gran hermano es una versión corta. No necesitas mucho tiempo para descubrir quien va a ser despedido en el próximo círculo…

  2. Las elecciones no son importantes tanto como es importante lo que sucede entre ellos. Esto “entre” se llama politica y las elecciones son los actos que ella produce. La pregunta es – ¿cuáles son las cosas que determinan el tiempo “entre”, si no incluyes el círculo del dinero y la venta de ideologías…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s