Búscate un buen problema. Uno gordo, que te venga grande. Uno de esos que cuando los ves venir, se te caiga el mundo encima. Porque cuando más abajo estás, más arriba te vienes. Uno no sabe lo que es capaz de sacar de si mismo hasta que te retan. No esperes, búscate tu propio problema

Búscate un problema, uno que te dure toda la vida. Uno que no puedas resolver. No se trata de resolverlo, se trata de lucharlo, de encontrar un camino, un motivo, una razón, tu propio Ítaca. No hay nada más nocivo para el hombre que la falta de estímulo. Tanto si no tienes problemas como si resuelves los que tuviste, búscate uno nuevo y cuanto más gordo mejor.

Búscate un problema, a pesar de los que tengas ya. No hablo de volúmenes, hablo de plazos. Por mucho que te cueste creerlo, tus problemas inmediatos se resolverán o se disolverán en el tiempo. Busca un problema que dure, que te haga moverte, que te motive, porque si lo encuentras, tus agobios de hoy no serán más que un pequeño transito, tu problema se convertirá en el viaje.

Búscate un problema, porque gente tranquilas ya hay mucha, y gente que protesta más. Amigo, protesta sin acción es ruido. Pero si inviertes el orden, es un problema (que cosas tiene la vida). Detesto las palabras vacías, los planes sobre papel y las energías perdidas cuando se motiva al desesperado (sea un ciudadano o un vendedor). ¿Quieres acción?… Encuentra tu propio problema. Nada hay más realista que poner en marcha una solución, ahí se terminan los demagogos y empieza el trabajo. Ahí se terminan los planes para pasar a al acción, y ya se sabe lo que pasa cuando te pones en marcha, la realidad siempre supera a la ficción, así que empieza de una vez con tu problema.

Búscate un problema, uno que moleste a los demás, que sea incómodo. Uno de esos que haga que la gente te pregunte a diario porqué demonios te metes en líos. Cuanto más te cuestionen mejor, eso significa que tu problema es gordo, uno que da miedo resolver, que genera envidia. Todos querrían resolverlo (de boquilla) pero pocos se ponen a ello.

Búscate un problema que de problemas a los demás, que construya, que de trabajo. Porque en soledad los problemas no se resuelven, tan solo frustran. Si tu problema es lo suficientemente grande, rodéate de gente más grande aún, el viaje se convertirá en aventura y el problema en compañero. Cuando los demás comparten tu problema, sin duda estás creando más problemas. Enhorabuena.

Búscate un buen problema, cuando te venga grande, cuando estés hasta los mismísimos y necesites escapar del mundo, es  que has elegido uno bueno. No te equivoques, un problema no es un hobby o un pasatiempo, es algo muy serio. Si fuese fácil ya estaría hecho, ¿no?, pues eso, cuando no puedas más, para, respira, descansa… y sigue.

Búscate un problema al que amar. No es masoquismo, es que sin la pasión de la esperanza es muy difícil lidiar con la realidad. Habrá un días que no tengas ganas de levantarte de la cama, que todo sea negro. Solo hay tres salidas: el miedo, que obedece al corto plazo. La necesidad que deja en manos de otros las decisiones propias. La pasión, que sin descartar las anteriores, se diferencia de las anteriores en que es una decisión. A pesar de todo, luchas por resolver tus propios problemas, en vez de ser víctima de los mismos.

Búscate un problema a pesar de todo. No lo dudes, si tras años tratando de resolverlos has conseguido salir más o menos bien, dirán que eres un tipo con suerte, uno de esos que se arrima a los caros. Si te va mal, dirán que “se veía venir” que los problemas nunca traen nada bueno. No mencionarán nunca tu talento, tu esfuerzo y tu manera de afrontar la vida. Si esto es un problema para ti, no busques problemas, únete a ellos.

Búscate un nuevo problema a pesar de que te jubilaste de los viejos. Vivimos en una sociedad en la que cuando uno se hace mayor, ha vivido de todo, ha sufrido más y ha ganado eso tan valioso llamado experiencia, tiene que dejar los bártulos y descansar. Lo respeto si es una decisión, bien merecido lo tiene, pero por lo general la gente a la que le gusta los problemas, se ve asfixiada por la falta de los mismos, es un sinvivir buscando pequeños motivos y excusas que se parezcan a la vida que antes tuvieron. No te engañes, si estás jubilado y te aburres, lo que necesitas es un GRAN problema, o continuar con los de toda la vida. Los problemas no entienden de edades y en estos casos, la experiencia es un grado. Con los años los problemas son mas grandes y se disfrutan más.

Así que, ya sabes lo que pienso: deja de quejarte de lamentarte y de excusarte y búscate un problema. Te lo digo por pragmatismo, si no buscas tus propios problemas, ellos te buscarán a ti.

 

Con mis propios problemas… sigo

Si te gusta lo que escribo puede que te horrorice lo que pienso, compruébalo en  twitter, o bien ver mi página web

Escrito por @ciberfefo

Publicitario, inconformista, bloguero, humanista, tecnócrata, creativo... Featuring the lastest digital ad campaigns, top new websites, interactive marketing ideas, virals, industry news, social media, insights, and other great global digital trends.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s