Tiempo, es lo que somos, es lo que merecemos.

Dame tiempo, piérdelo, gánalo encuéntralo o invéntatelo . No es el dinero lo que define el poder, si no el tiempo que te lo da. Quien lo controle, lo mida y sea capaz de marcar la pauta dará con su verdadera esencia.

Somos nuestro tiempo, sus víctimas y verdugos. Unos se empeñan en planificarlo cuando lo que hacen es malgastarlo. Otros lo consumen sin pensar que es un bien limitado. Algunos se limitan a decir a otros que hacer con el, mientas que muy pocos son capaces de sacarle todo el jugo a cada segundo.

¿Que haces con tu tiempo? porque es este el que te define.

Lo que haces con el, su consecuencia es lo que definirá tu verdadero perfil. No se trata de producir, de hacer o de disfrutar, no pienses mal. Tan solo hay que ser responsable, consciente y consecuente. Nos agobiamos con su efímero paso mientras que nos esforzamos en demostrar a los demás cómo y lo bien que lo usamos a través de las redes. El refranero popular siempre insistió en algo muy obvio: “dime de que presumes y te diré de que careces”

Me llama la atención lo mucho, lo bien, lo extremo y lo maravilloso que compartimos nuestro tiempo con otros y lo poco que lo vivimos con nosotros mismos. Nuestro tiempo es felicidad, cursos de fotografía, frases célebres y selfies de autobombo. Ese es nuestro tiempo. El tiempo que perdemos en autoengañarnos a través de los demás. Y es que no hay nada más cruel en la vida que un espejo. El espejo del tiempo.

El lujo ya no es llegar a viejo, si no alcanzar una edad en la que estemos orgullosos en como hemos empleado todos esos años. Sin embargo nuestro esfuerzo no está en el resultado del tiempo si no en que parezca que este no pasa.

Ya sea trabajando, riendo, corriendo, en paro o de viaje, da igual en realidad como pases tu tiempo siempre y cuando seas tu quien lo decida. Si nos roban el tiempo no somos nadie. No hay nada más triste que ver a las víctimas de su tiempo. Quejumbrosas, llenas de justificaciones, de promesas y de muy pocos hechos. El tiempo que tenían es eso, palabras y tristeza. Desean tanto el tiempo perdido que se convierten en vampiros. Vampiros de tiempo. No lo roban, tan solo lo absorben para hacérselo perder a otros.

No se trata de producir, si no de decidir si produces. No se trata de disfrutar, si no de decidir que lo vas a disfrutar. No se trata de amar, si no de decidir como hacerlo. Todo lleva su tiempo. Su valor es precisamente que nada llega pronto y todo sin avisar. Siempre y cuando vivas tu tiempo.

¿Cuanto tiempo te queda? En realidad no mucho. Somos tan frágiles como cualquier otro ser vivo, con la diferencia que podemos decidir como vivir nuestro tiempo. El tiempo se nos puedes escapar mañana de las manos y lo único que nos queda va a ser como lo hemos empleado hasta la fecha.

Somos tiempo. No sus víctimas.

…sigo.

 

 

Si te gusta lo que escribo puede que te horrorice lo que pienso, compruébalo en  twitter, o bien ver mi página web

 

Escrito por @ciberfefo

Publicitario, inconformista, bloguero, humanista, tecnócrata, creativo... Featuring the lastest digital ad campaigns, top new websites, interactive marketing ideas, virals, industry news, social media, insights, and other great global digital trends.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s