Alguien me dijo una vez; “Nacemos solos y morimos solos”.Mi primera impresión fue pensar en un triste alegato a la soledad, una visión nihilista del mundo que nos condena al un cruel abandono social.

Con los años he comprendido que esta frase no trata de soledad y aislamiento, si no de responsabilidad con los tuyos. “Nacemos solo y morimos solos” no es más que una afirmación austera sobre nuestros compromisos en la vida. Una reflexión sobre los problemas que nos acontecen y nuestra parte en ello.

Esta frase me la lanzaron a la cara en el periodo más confuso de mi vida, y si lo hicieron fue para ayudarme. Como siempre me costó encontrar su significado, pero es que los significados nunca son los mismos para todo el mundo, hay que ver tu parte en ellos para poder comprender la moraleja.

“Nacemos solos y morimos solos” fue una jodienda en su momento. Una perdida de tiempo, un juego moralista al que no me prestaba a jugar. Soy una persona extremadamente directa por mi dificultad para entender según que realidades, por eso siempre he pensado que si vas en línea recta entre dos puntos, no te pierdes nunca. Cuando me dijeron “Nacemos solos y morimos solos” me molestó una barbaridad porque tenía que descubrir su significado.

A veces creo que estiro demasiado los significados de una sola frase, pero como he dicho antes, no se trata de lo que dice, si no de lo que yo quiero entender.

“Nacemos solos y morimos solos” no es más que un “tu te lo guisas, tu te lo comes” un “tu marrón es tuyo”… una afirmación tácita de que cuando vienen los verdaderos problemas en la vida, tu eres el que los sufres y tu eres quien tiene que resolverlos. Puedes recibir amparo pero esta, nunca te resolverá el problema, tan solo te ayudará en algunos escalones, esos sí, a la hora de subir la escalera eso será cosa tuya.

“Nacemos solos y morimos solos” es un discurso sobre las decisiones que tomamos en la vida, sus consecuencias y responsabilidades. Porque no hay mayo prudencia en la vida que la de no responsabilizar a otros de tus propias faltas. Y es que no hay consecuencia más nefasta que la de atormentar a otros sobre tus propias consecuencias.

A veces creo que estiro demasiado los significados de una sola frase, pero como he dicho antes, no se trata de lo que dice, si no de lo que yo quiero entender. Cuando no entiendo casi nada, prefiero ir a lo seguro: “filosofía de consuelo” diría Lipovetsky.

Un periodo en el que me perdí tanto que no tuve más remedio que coger lo poco que quedaba de mi e inventarme de nuevo el resto

En cualquier caso este post no trata de “Nacemos solos y morimos solos”, si no del poder que le otorgamos a las personas y sus palabras. En mi caso sigo siendo un ingenuo, por lo general creo en la gente sobre todo cuando confías en ellas, en su experiencia y en el apoyo que te proporcionan. Tener mitos es bueno. A mí me da seguridad. Me confirma que en este mundo hay gente sabia a la que puedes acudir cuando te pierdes. Yo tengo muy pocos de esos. Unos ya no están y otros se me caen por el camino.

Hace un año justo me encontré con la persona que hace años me dijo aquello de “Nacemos solos y morimos solos”.  Un periodo en el que me perdí tanto que no tuve más remedio que recoger lo poco que quedaba de mi e inventarme de nuevo el resto. Esta frase y muchas otras solo podían tener sentido desde el punto de vista del criterio, de la experiencia y el amor al prójimo. Pero en el momento que me lo encontré, en las circunstancias en las que me lo encontré, me dejaron shockeado durante un par de semanas. Todas sus palabras quedaron huecas. Todas sus promesas vacías, todo el tiempo que pasamos juntos, devaluado. Como suelo hacer en los casos de extrema necesidad, aparto la mirada y sigo, un gesto que también me enseño el. Pura supervivencia.

hay que ser muy valiente, muy humilde y por lo tanto muy sabio, para que después de tantos años, una enfermedad te vuelva a atacar y decidas partir de cero.

Durante este año he pensado mucho en aquel periodo. Sobre la necesidad de tenerlo presente pero no sentado al lado. Sobre la precaución de estar lejos pero no demasiado, porsiaca. Este año tras mi decepción he pensado que, como todas esas experiencias y aprendizajes los he interiorizado de tal manera que me han ayudado a seguir con vida, a reconstruir y a mejorar. No hay que rechazar una experiencia con la excusa de que sea mala, a mí me gusta quedármelas en el bolsillo por si acaso. Nunca se sabe lo que puedes aprender de ellas.

Hace dos días mientras paseaba con mi mujer y mi hija, he vuelto a encontrarme con esta persona. Esta vez en territorio seguro, con la mirada perdida y la sonrisa fácil. Unos kilos de más y demasiadas palabras de menos. Mis sospechas se confirmaron.

Reconozco que me enfadé, me dolió. Cuando respetas a alguien y te decepciona, es mucho más jodido. Mas tarde, seguía paseando solo y tan solo me preguntaba sobre el porqué de mi enfadado. Un buen rato después, descubrí que mis motivos eran egoístas. Que mi enfado no era más que miedo. Miedo a estar igual que el. Miedo a volver, miedo a mandar todo al carajo. Un miedo psicótico que me perseguirá siempre.

Sin embargo, creo que hay que ser muy valiente, muy humilde y por lo tanto muy sabio, para que después de tantos años, una enfermedad te vuelva a atacar y decidas partir de cero. Mi enfado se tornó en tristeza y esta se va con una lágrima. Supongo que hoy lo que siento es orgullo de conocer a alguien que es capaz de levantarse de los golpes  mas grandes y hacerlo con humildad. El tipo que un día me dijo “Nacemos solos y morimos solos”, no lo decía. Lo practicaba. Una vez más, cuando los miedos se reflejan a través de los juicios, por lo general llevan al engaño injusto de uno mismo y de los demás.

Tras mucho pensar, y un poco de llorar sinceramente creo que esta persona sigue siendo un grande entre los grandes. Porque al final, supongo que todo trata de eso, de vivir y dejar morir, porque frente a ciertas circunstancias, eso es lo único que te puede salvar la vida. Gracias de nuevo.

sigo…

Recuerda que también puedes seguirme en twitter, o bien ver mi página web

Escrito por @ciberfefo

Publicitario, inconformista, bloguero, humanista, tecnócrata, creativo... Featuring the lastest digital ad campaigns, top new websites, interactive marketing ideas, virals, industry news, social media, insights, and other great global digital trends.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s