“Atrapado entre la falta de rutina y lo inminente de su realidad, decidió quedarse observando”. Esto es lo que pasa cuando casi todas tus pequeñas rutinas desaparecen, o creas otras nuevas o te despides de ellas. Es obvio que no voy  dejar de hacer, no lo puedo evitar. Sea de un modo u otro no puedo dejar de escribir, leer, dibujar, hacer fotos… y ahora video. Lo que para muchos es un trabajo, para mi no hay mucha diferencia entre mi trabajo y mi vida. Es uno. Lo era antes cuando estaba soltero, y lo es ahora gracias a una mujer espectacular que me ha dado la niña más bonita del mundo y mucha mas paciencia y amor.

Pero me estoy desviando. Hoy quiero hablar de hacer, de producir más allá del trabajo, de la obligación de la imposición salarial. Hacer por hacer, porque te sale de dentro.  Primero definamos que es “hacer”: dedicar tiempo, esfuerzo (a veces dinero y mucho) a una labor que conecta con uno mismo y que de algún modo consigue reflejar una parte de ti, y por lo tanto darte la capacidad de expresión. Yo todavía no se bien a que me dedico. A veces me dedico a pintar, otras a fotografiar, las que más a escribir, que parece ser mi medio natural, pese a que como ya he dicho en muchas ocasiones, no me gusta, me duele.

Hacer levanta el espíritu, hace que pierdas el sentido del tiempo y del espacio. Te sumerge en un mundo paralelo que silencia de manera impresionante el ruido exterior y calma el interior.

Hacer es mucho en la vida y cuando eres capaz de hacer y trabajar al mismo tiempo, los planetas se alinean.

Hacer no es colgar fotos en instagram, bueno si, lo es si cumple con los requisitos que he autoimpuesto antes, pero me temo que el acto de publicar un plato de lentejas dista mucho de ello.

Hacer se puede confundir con mostrar y mostrar con vender.. y esto es ego. Voy muy rápido, vuelvo a empezar; Cuando alguien hace y lo hace mucho tiempo hasta que domina un medio o un mensaje por lo general destaca y su trabajo es reclamado, mostrado y aclamado. Cuando alguien quiere llegar al mismo nivel de la persona que ha trabajado mucho pero no quiere trabajar tanto, lo que hace es promover esa aclamación. Ejemplo, colgar un blog y promocionarlo, una foto y hacerla promo… todo eso no busca una expresión, busca una promo que no tiene más fondo que la fama del autor y engrosar su ego.

Lo veo todos los días en las redes, fotos de estilo de vida en vez de vida con estilo. de selfies tratando de ser guapos si o si. lo cool por lo cool, lo siento pero la vida no es así. Es muchísimo más interesante.

Lo digo yo que tengo un blog, canales diversos y publico donde me lo piden. Pero mi necesidad por publicar no es tanto la de que se me reconozca tanto como la que se me entienda. Ahora está muy de moda hablar de “lo ultimo” en tecnología o ser experto en… eso ya lo inventó la moda hace años. Un gran modelo de negocio que se sostiene hasta nuestros días pero que aporta mas bien poco y sin embargo sigue siendo millonario gracias (una vez más) al ego.. a la necesidad de destacar.

Ultimamente ando buscando nuevas rutinas, nuevas lecturas y nuevos puntos de opinión, por eso observo. No dejo de hacer, tengo mas de 30 post por publicar, pero que no tengo ganas de retomar. Ultimamente me obsesionan dos asuntos contrapuestos: el pasado y el futuro.

El pasado como base de lo que somos, que representa en si misma la realidad vista desde un punto menos cruel, mas sano, más ingenuo. Leer a publicitarios, filósofos, economistas de principios de siglo XX me esta dejando con una imagen muy clara del XXI. Del futuro tan solo me interesa como llegar a el y no ere refiero a la tecnología de moda. Hablo de los procesos de innovación que pueden hacer de lo que somos algo mucho mejor en términos que ni imaginamos y que hasta ahora no han sido abordados.

No me gustan las modas, lo reconozco. No me gustan los egos cuando son huecos y víctimas de las modas. Sin embargo hay algo mucho más interesante, hay patrones de conocimiento que no hacen mas que llamar la atención para ser encontrados. Eso, eso me apasiona. De lo que podemos llegar hacer, de lo que somos, de lo que aportamos.

Mientras tanto ando congelado en unos libros que me retienen, una rutina que no encuentro y un mundo corporativo cada vez más surrealista.

Hoy estoy malo. Gripe. Me han nominado al cuarto de al lado para no contagiar a la bebe y a la madre. No me gusta dormir solo, pero me ha recordado a esos días en los que solo dormir era la excusa para ponerse a escribir.

…sigo

Escrito por @ciberfefo

Publicitario, inconformista, bloguero, humanista, tecnócrata, creativo... Featuring the lastest digital ad campaigns, top new websites, interactive marketing ideas, virals, industry news, social media, insights, and other great global digital trends.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s